miércoles, 28 de noviembre de 2012

Cuadernos.

Este aroma a cuaderno nuevo, esta ilusión de comenzar a escribir la primera hoja, y el deseo de verlo acabado, lleno de palabras, letras, oraciones, emociones... Cuando escribes la primera palara, el primer párrafo, la letra tiene que ser bonita, esmerada, delicada... Haces una portada bonita, decente, para verla todas las veces que abras aquel cuaderno. Tienes mucho cuidado de no manchar las hojas, aún sabiendo que su destino es acabar manchado. Sea por un motivo u otro, siempre acaba así; con una mancha de café, de refresco, o de chocolate... Quizás mojado, quizás seco, pero siempre con una mancha fuera de su sitio. Pero un cuaderno siempre será un cuaderno, lo que importa es lo que lleve en sus hojas, porque las palabras son tuyas, nadie te las puede arrebatar, nadie las puede falsificar, nadie. Nadie. Nunca lo olvides. Nunca.


  Me meto en esta entrada, para deciros que ayer estaba MUY, pero que MUUY enferma y no podía ni estar al móvil, así que tuve que echarme una siesta de tres horas y después ponerme al día en los estudios... Hoy como ya me encuentro mejor, ¡Tachán! Aquí está la entrada de ''On my mind''. ¡Espero que os guste!

  ¡Un besazo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ya sabéis, ¡Un blog funciona gracias a vuestros comentarios!